Conociendo a

Dignan Porch

Por -

Dignan Porch es una de las formaciones británicas que a lo largo de estos años ha encontrado una identidad propia dentro de los terrenos donde las melodías pop de guitarras resultan arrebatadoras y envueltas en un rango de sentimientos confusos, pero siempre relacionadas con encontrar una cara más reconfortante al asunto. Moviéndose en ese espectro existente entre la extrañeza psicodélica propia de algunos de los grupos del colectivo Elephant Six y el pop para días lluviosos de clásicos de las Islas Británicas, la banda londinense nos ha dejado hasta el momento un conjunto de LPs, EPs y singles de lo más sólido. Todo ello sin perder en ningún momento la cara a nuevas influencias relacionadas con el post punk más dinámico o el noise pop que siempre buscar lo liberador.

La historia del grupo comienza cuando Joseph Walsh comenzó a grabar sus propios temas allá por 2009, encontrando rápidamente buena repercusión en medios como Pitchfork y Vice. A partir de ahí todo llegó muy rápido, desde un contrato en Captured Tracks hasta una formación para dar vida a los primeros temas de la banda. Así fue como Sam, Ben Goodwin y Phillippa Bloomfield se unieron al grupo, publicando su primer doble single On A Ride / The Day Things Changed. En estas primeras dos canciones nos encontramos ante una banda capaz de lograr una paleta sonora muy relacionado con recursos Lo-Fi, buscando de forma insistente melodías que destacasen dentro de estados de ánimo difusos, muy al estilo de bandas como The Clientele. Sin embargo lo de Dignan Porch en todo momento se intuía que iba a tomar unos derroteros mucho más caóticos en lo sonoro, algo que poco a poco fuimos descubriendo.

Moviéndose desde el principio en una escena londinense donde el shoegaze pegaba con fuerza, su siguiente tema vio la luz en un split a cuatro bandas donde participaban también bandas como Cheatahs, Colours y Not Cool, reafirmando la cultura de lo DIY y encontrando rápidamente una buena acogida tanto en su país natal como al otro lado del charco. A partir de aquí todo empezó a coger aún más velocidad, publicando en el mismo 2010 su LP debut Tendrils. En esta obra pudimos comprobar la calidad del grupo a la hora de trazar líneas melódicas y encontrar un torrente de guitarras de lo más cambiante, siendo uno de esos debuts que resultan bastante sobrecogedores y acertados en la ejecución de los ambientes crispados. Así fue como lograron convertirse en la formación británica más trascendente de Captured Tracks.

Su siguiente referencia no se hizo esperar mucho, encontrándonos en 2011 ante Deluded, una obra de 7 temas en las que entró a formar parte de la banda la teclista e ilustradora Hayley Akins junto con el batería Stephen Keane. Esta segunda referencia supuso la confirmación definitiva del grupo, logrando que sus particularidades se acentuaran y los ambientes encerrados en los temas se volviesen más místicos. Esa forma de encarar las letras a través de la timidez que chocaba frontalmente con los momentos donde dejar que las guitarras encarasen todo desde una lado desquiciado llamaba enormemente la atención, sintiendo como su sonido cada vez resultaba más completo y repleto de matices encaramados a un sonido Lo-Fi.

Girando por Reino Unido, la banda supo alternar el apartado de directos junto con períodos compositivos, de modo que en 2012 ya teníamos ante nosotros su segundo LP Nothing Bad Will Ever Happend. Sin quitarse la idea de la cabeza de como sus canciones son afrontadas intentando balancear las guitarras de sonido casi desenchufado junto con momentos donde lo trepidante llama a la puerta, este trabajo destacó por presentar los elementos más ordenados, todo ello sin dejar de lado el carácter desafiante de sus temas. De esta forma piezas como ‘Darkness’ contenían todos los ingredientes que el fan del grupo esperaba, encontrando una particular catarsis a través de lo espacial de los sintetizadores.

Con una popularidad cada vez mayor, en otoño de 2012 completaron su primera gira por Estados Unidos de forma satisfactoria, encarando el principio del 2013 centrados en su primera gira europea. Precisamente a mediados de ese año, el grupo afirmaba que tenía su nuevo LP grabado, en referencia a Observatory, sin embargo este trabajo vería la luz a través del sello de Brighton Faux Discx en 2014. El cambio de sello discográfico, casa de artistas como Soft Walls, Cold Pumas o Sauna Youth, coincidió con un nuevo giro en el sonido de la banda. Grabado en Londres en la tienda de alfombras usadas en la que estaba viviendo Joe por aquel momento, el disco encerraba un sonido más altivo y relacionado con pasar a un plano más relacionado con el nerviosismo y el dejar las capas atmosféricas más de lado.

Sin alcanzar la proyección internacional de referencias como Deluded, este trabajo los volvió a situar como una de las bandas británicas de referencia salidas de la escena underground. Como bien había quedado claro a lo largo de estos años, lo de Dignan Porch siempre había sido el trabajo incansable y la composición de temas que pudiesen identificarse con etapas tan extrañas como emocionantes de nuestras vidas, por lo que continuaron manteniendo su actividad gracias a un nuevo single titulado ‘Out Of The Picture’ y posteriormente dentro del mismo 2015 un conjunto de 7 temas bautizado como Créme. Editados en formato cassette, el grupo encontró cobijo en el sello de Liverpool Edils Recordings, agotándose rápidamente esta referencia y suponiendo una pequeña reliquia, aunque si bien es cierto hace escasas semanas han vuelto a reditarlo aprovechando el confinamiento.

Aferrándose una vez más en lo sellos pequeños y en una forma de hacer las cosas totalmente comprometida con lo asociativo entre bandas, Dignan Porch nos demostraron de nuevo como eran capaces de reformularse, encontrando en esta ocasión una cara más equilibrada entre todo el vendaval de Observatory y sus primeras grabaciones. Dejando de lado el formato LP, la actividad del grupo se fue orientando más hacia los lanzamientos digitales, encontrándonos en 2017 ante tres EPs donde abandonaban la mayor impronta casera de su sonido al mismo tiempo de encontrar una línea más popera. Así fue como presentaron Haunt the Airwaves, Golden Beak y Don’t try it, abriendo la puerta a una nueva etapa donde en esta ocasión los encantos se focalizaban en encarar las canciones a través de una vía mucho más directa.

De una forma mucho más intermitente en lo referido a publicaciones, la última referencia que nos encontramos del grupo data de 2018 con Secretions, Vol 1 recogiendo los EPs digitales que habían publicado en un solo cassette. Aportando una visión más sólida acerca del punto en el que se encuentra el grupo, estos temas los reafirmaron a Joseph como un compositor incansable a la hora de tratar de reflejar el envidiable cúmulo de influencias acumulado durante estos años, sabiendo como aportar nuevos matices más propios de neo-psicodelia a las canciones para alcanzar un cierto lado eufórico como es el caso de ‘Flood’. Tomándose un respiro en los directos, ofreciendo alguno con cuentagotas en 2019, en este 2020 retomaron de forma decidida los escenarios con una gira junto a Spinning Coin por buena parte de Reino Unido y alguna ciudad europea, pillándoles justo el inicio de la pandemia. Por lo tanto esperemos que cuando pase todo esto, tengamos nuevos directos y canciones de una formación que se ha ganado a pulso un lugar muy especial en nuestra biblioteca de recuerdos musicales.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *