Conociendo a

AKA Matador

Por -

AKA Matador es el nombre de la formación madrileña integrada por Iggy, Fabian y Nico. Su estilo  musical  resulta  de  una  innovadora  propuesta,  que  reúne  un  sonido  puramente electrónico con composiciones más tradicionales y melodías bailables.

El  nombre  del  grupo  apela  a  un  continuo  sarcasmo  que,  aún  como  rasgo  de  la  propia identidad  creativa,  repercute  en la música de una manera estrechamente vinculada a una consideración introspectiva de la cuestión. Lo que se critica, desde la ironía, es lo irritante de la masculinidad impuesta y las consecuencias que de ella derivan, especialmente en la infancia. Todo gira en torno al personaje de AKA Matador y su mirada al mundo, enormemente influenciada por el rechazo a la masculinidad tóxica y prototípìca y la manera en que esta se impone en sus experiencias vivenciales.

Más que intentar acercarse a un sonido, lo que les fascina es “la idea de acercarse a un estilo a la hora de crear música”. Si bien el primer EP del grupo –You Never Felt– se consolida como un trabajo en clave de electrónica, la formación ha evolucionado hacia nuevos horizontes creativos. A pesar de que vienen de tocar instrumentos más tradicionales, fue la libertad de incluir un ordenador en el proceso la que los dotó del poder de grabar su propia música y desarrollar el concepto de “home-producer”. Aun cuando esta idea podía verse vinculada a un género  de  calidad  cuestionable,  viene  de  redefinirse  como  una  ventana  abierta  a  la modernidad y la autonomía creativa. “Los artistas que hacen la mayoría del trabajo en casa, tienden a probar más. La música es más variada, cambiante, no se ciñe tanto a un género concreto”. Se potencia, así, una contemplación intimista del propio proceso compositivo y de las complejidades que de él derivan.

Es en los dos últimos EP –You Cool, You Good, Be You y Salt in my Blood– que se empieza a percibir la influencia de un sonido “de banda” como tal, potenciado por la incorporación de Nico y Fabian al proyecto iniciado por Iggy en Londres. Todo se entiende desde una adaptación al formato de trío, que poco a poco se traslada al directo.

Entre sus influencias nombran, mayormente, a bandas del tipo New Wave / Electrónica, que emplean “instrumentos reales” para introducir sonidos electrónicos; destacan a grupos como Talking Heads, Metronomy, Suicide, Sons of Raphael, Tame Impala o Connan Mockasin. En suma, lo  que pretenden es acercarse al minimalismo, pero siempre “desde una paleta de sonidos amplia”.

Su propia línea estética surge también de manera espontánea, con total libertad, y sin forzar o imponer ningún tipo de coherencia. Con todo, su base inspiracional reposa en la idea del “contraste entre lo feliz y lo triste”.  Ejemplo de ello es el videoclip de ‘Salt In My Blood’, en que se oponen los tópicos del verano con la desgana vital ante los lugares y las situaciones típicamente relacionados con la felicidad.

Si  bien  en  su  producción  goza  de  un  importante  peso  el  papel  del  streaming, plantean introducir importantes novedades en el directo. El confinamiento ha dado pie a muchas ideas, y se han forjado nuevos proyectos; por su parte, ellos, “con muchas ganas de empezar a publicar en cuanto esto pase”. Para cuando la situación se restablezca, ven esencial poner énfasis  en  el  papel  del  directo  y  potenciar  el sentimiento de comunidad que antes solía palparse en él.

Su meta, por encima de todo, es la de “conseguir el ambiente más agradable y cómodo de hacer música”, y así producir con plena libertad. Aun cuando su producción se resume en muy  poco  material publicado, desde ahora se encaminan a publicar de manera regular y continuada.  Desde  aquí,  no  apartamos  la  mirada  de  la que se anticipa como una de las promesas más extraordinarias de la escena española.

María Rozados Balboa

Me gustan muchas cosas y a veces escribo sobre ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *