Conociendo a

Sant Miquel

Por -

En ocasiones resulta muy difícil reseñar ciertos trabajos debido al fuerte impacto que te producen. Este es el caso del debut de Sant Miquel, proyecto tras el que se esconde Miquel Cañellas (Mallorca, 1995) y que ha arrancado con la edición de su primer EP homónimo bajo Snap Clap Club. Cinco canciones que producen tanta extrañeza como enigmática cercanía, la atracción por dispersarse entre los dos extremos más opuestos y regresar de la forma más normal posible. Los cinco temas del EP recogen una intimidad devastadora, partiendo de lo cotidiano para arrojar una capa grisácea que no oculta la potente sensación de realismo de los temas.

La primera canción que nos encontramos lleva por título ‘En la Catedral’ y es sin lugar a dudas donde podremos imaginar alguna estampa que no esté formada por un juego de tonalidades grises. Estructura sencilla (no simple) para que el tema se desenrede poco a poco como una maraña. La sensación de calidez y al mismo tiempo oscuridad se apodera poco a poco de nosotros y nos atrapa hasta el final del trabajo. Seguramente el caso que más nos encoge y nos encierre en nosotros mismos buscándonos en la situación, sea el perteneciente a ‘Tu Padre’. Lo más profundo que puede salir de una persona, mostrándose el amor como algo al mismo tiempo poderoso, implacable e incontrolable. Algo totalmente real que Miquel ha reflejado en la canción con pies de plomo y corazón encendido.

A tu madre le daré el pésame
A tu abuela le daré el pésame
A tu hermano le daré el pésame
Pero a ti te diré: bésame.

Continuando de una forma más confusa pero al mismo tiempo más directa en contenido, llega ‘El Golpe’. Una canción que suena igual de brusca y de cortante que la situación que describe. Momentos en los que no sabes muy bien donde tienes la mente y te llega a continuación ‘El Arco del Triunfo’. De nuevo confesiones brutales y ambiente solemne, que se entrelazan entre detalles dolorosos soltados a la cara. Algo que se va apagando y no sabes muy bien si volverá a prender alguna vez.

Cerrando el EP nos encontramos con ‘Como los Vampiros’. Arpegios oscuros que anticipan más honestidad sin ningún tipo de filtro. El amor se presenta de nuevo envolvente y helador, con metáforas que se mueven entre lo carnal y lo turbador. La sensación de que no te pueden explicar mejor los propios sentimientos de la canción, siendo tú una parte totalmente ajena a ella. Llega el fin de estas líneas y yo sigo aquí sin saber muy bien lo que realmente han suscitado estos 5 temas en mí. Al menos tengo claro, que hay partes de estas canciones en la vida de todos.

De tenerme a tu lado
Aún sin haberme invitado
De estar enamorado
Y no haberte enterado

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *