Conociendo a

Kana Kapila

Por -

No lo vamos a negar. Llegamos tarde, bastante tarde para escribir estas líneas. Y es que los protagonistas de nuestro bandcampeando de hoy decidieron poner punto y final a su trayectoria el mes pasado. Estamos hablando de Kana Kapila, uno de esos grupos muy bien ocultos entre toda la escena underground nacional. De formación variable, únicamente han permanecido al frente de la banda Jordi y Pablo, incorporando en los últimos años al incansable Germán Carrascosa y Tomeu (Beach Beach). Luciendo de forma esplendorosa el tropicalismo en un sentido más amplio que el estrictamente sonoro, sus temas cuentan con instrumentos acústicos como el ukelele mezclados con agradables líneas de teclados. Para los que creíais hasta el momento que Extraperlo y el Guincho eran vuestras únicas referencias tropicales de calidad del país, deciros que habéis vivido engañados unos cuantos años.

La primera referencia que nos encontramos del grupo se remonta a 2009 con un disco de nombre homónimo dedicado a todos los elementos de la tierra de las Antillas. Repleto de pop colorido, exuberantes ritmos a modo lambada y unas letras exóticamente curiosas, Kana Kapila entraron con ganas y buen humor en la variada escena barcelonesa. Temas como ‘Frente Tropical’ contienen un espíritu ciertamente punk pero sin recurrir a elementos típicamente punk. Incesantes punteos de guitarra y estrofas de Alejandro Sanz para narrar dramas que ciertamente nos resultan graciosos. Melodías despreocupadas y mezcladas con sonidos de la selva como es el caso de ‘Instrucciones para el Tranvía’, donde acciones cotidianas dan el salto a una versión musical muy animada. Por aquel entonces en la banda se encontraba Elsa participando a las guitarras y coros, dando buenas señas de lo que años más tarde sería su nuevo proyecto Elsa De Alfonso y Los Prestigio.

Tras participar en un split con gente como Los Claveles o en un disco homenaje a Daniel Johnston con su particular revisión del ‘Don’t Play Cards With Satan’, llegó el momento de ¡Ra!, ¡Ra!, ¡Ra!, una nueva entrega donde la banda se atreve a más cosas, mejorando los leitmotivs de sus temas. Canciones con consejos brillantes como los que aparecen en ‘Miedo a Ser Pobre’, reflejando la alegre filosofía del grupo. Continuando a estas grabaciones, un año después participaron en un nuevo split, esta vez junto a Los Alambres, contribuyendo con dos nuevos temas. ‘Jaula’ y ‘Cosa de Locos’ continuaron con ese tono festivo y falsamente evasivo al que tan bien nos tienen acostumbrado. Frases estilo a ¿Cómo fiarte de alguien que sale siempre bien en las fotos? nos demostraron una vez más su tremenda lírica espontánea.

Llegando el momento de los cambios, su siguiente gran referencia llegó en febrero de este mismo año. Tambor, Canción y Danza es el primer disco en el que cuentan con Germán y Tomeu aportando mayor variedad a su sonido. Los ritmos tropicales siguen siendo el principal tema de conducción pero en esta ocasión aparecen unos teclados muy analógicos que le dan más vida al tema. De nuevo vuelven a estar inspirados en cada uno de los estribillos, logrando que la vida de Mowgli salte de la selva a pleno núcleo urbano. Tomando gran protagonismo los sonidos del clarinete de Germán en temas como ‘Tengamos la Fiesta en Paz’, cada canción sufre agradables giros. Un trabajo muy vitalicio donde las cosas se sueltan a la cara.

Rematando el repaso discográfico cerramos con Ojalá su último EP publicado el pasado mes de septiembre y compuesto por tres temas. Una especie de continuación de su anterior LP en el que bucean por ambientes instrumentales que cada vez parece que se van apagando más. Este es el fin de Kana Kapila. Esperemos que algún día se vuelvan a reunir en algún evento de estos guays que tienen lugar en la Ciudad Condal y levanten los ánimos al personal de nuevo.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *