Conociendo a

Fellows

Por -

Desde la meseta norte, más concretamente Valladolid nos llega la propuesta de Fellows. Sonidos llegados desde lugares más desérticos como el sur norteamericano. Esas ciudades texanas como Austin que son un auténtico hervidero de géneros derivados de la Americana. Desde el esplendoroso garage de baja fidelidad de los Strange Boys hasta territorios aún más rocanroleros como los de Black Joe Lewis. Todas estas sinceras bandas tienen cabida en la música de Fellows para configurar unos sonidos fulgurantes y con toque ácido que engancha.

Su primer EP After Saturn, acaba de ver hace pocos meses la luz, mostrándonos cuatro canciones de esas que dan ganas de rasgarte tu camisa vaquera. Abriendo con ‘shake! (In cold blood)’, nos encontramos su vertiente más polvorienta, la de guitarras más rutilantes y voces ásperas que nos recuerdan que los sonidos de The Sheepdogs también tienen cabida a orillas del Pisuerga. Continuando en el trabajo aparece ‘Hello’, un corte más melódico, más de carretera secundaria que de herraduras en el desierto. Removiendo espíritus de viejos rockeros, este segundo corte nos muestra el amplio abanico del que disponen Fellows.

Continuando con todo el ambiente western, no puede faltar un buen tema de estribillo dedicado a la chica que te hace feliz. Este es el caso de ‘Sweet Summertime Girl’, un corte amable que tiene mucho de esa pacífica revolución del género que nos propusieron Alabama Shakes hace unos años. Sin lugar a dudas la canción del verano en algún porche de un pequeño pueblo de Luisiana. Para rematar el trabajo Fellows optan por ‘Black and Blue’, una especie de despedida con armónica en mano y una hoguera en agosto. Una canción que en cierta medida te reconforta con esos I want you honey y te hace suplicarle algo a alguien. Cuatro canciones que nos dejan con ganas de seguir descubriendo por donde se abren paso los corceles o bien los Ford Falcon de nuestros protagonistas.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *