Noticias

Estreno: Anlaki – Radio Tower

Por -

Julen Izkue sigue dando vida a su proyecto Anlaki a base de canciones que siempre salvaguardan el espíritu Lo-Fi a la par de reflejar una forma emocionante de tratar de aliviar todas esas situaciones que nos provocan extrañeza con nosotros mismos. Así es como llega su nuevo trabajo Radio Tower, un disco que publica hoy en digital Beauty Fool Records y que tenemos el placer de estrenar a la espera de la llegada del formato cassette que se producirá próximamente. Recorriendo de una forma precisa el espectro de sonidos que transitan desde el rock noventero de melodías revulsivas hasta todo lo reconfortante del pop de dormitorio marcado por los sonidos brumosos, lo de Anlaki se encuentra muy relacionado con ir dejando salir todos aquellos sentimientos contradictorios que nos provoca el desequilibrio de los recuerdos que siguen muy vivos en el presente.

2

Demostrando su buen pulso para ir mezclando momentos donde el ruido se asemeja a todo el caos imperante en nuestras vidas y esa forma de lograr siempre una melodía a la que aferrarse pudiendo salir a la superficie, canciones como ‘Aesthetic Headache’ brillan sobremanera. Del mismo modo, cuando Julen adapta un formato más cercano a las guitarras adormecidas pero con mordiente de bandas como LVL UP en temas como ‘Longo Mai’, también podemos sentir su habilidad para capturar situaciones reconocibles donde es preciso saber cómo llevar el peso de los días sin que quiebren tu espalda. A todo esto le tenemos que sumar lo bien que se les sienta a estas canciones una producción que huye de cualquier tipo de perfeccionismo, capturando todas aquellas imperfecciones en el sonido que nos ayudan aún más a acercarnos a los temas y sentir como no hay ninguna venda que pueda maquillar la realidad.

anlaki

Encontrándonos más momentos disfrutables a lo largo del disco, tampoco podemos pasar por alto canciones donde el tono parece oscurecerse con el objetivo de aportar una mayor electricidad, algo que ocurre buenamente en ‘Pippermint Train’. Abriendo la puerta hacia un sonido más contundente pero que no está para nada exento de matices, el tratamiento más crudo del sonido de sus guitarras en todo momento apunta hacia esa forma de intentar liberar las mayores dosis de decepción y rabia, encontrándonos también ante ese componente terapéutico muy relacionado con no ocultar ningún tipo de momento vivido que siga doliendo. Para poder acentuar aún más la forma en la que estos temas invitan a tratar de encontrar nuestro pequeño refugio frente a lo ensordecedor de los días, canciones como ‘Glitching’ o ‘Not Even High’ apuntillan el lado completamente apaciguador del trabajo. Múltiples posibilidades con las que seguir descubriendo a un músico con las ideas muy claras y una capacidad de transmitirlas de lo más directa.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *