Noticias

Analizamos Chasing Yesterday, el segundo disco de Noel Gallagher’s High Flying Birds

Por -

Aun siendo la principal fuerza artística de Oasis durante toda su carrera, Noel Gallagher siempre había estado atado a la influencia de su hermano y de una conservadora jauría de fans que empezaba a ladrar en cuanto se acercaba a algún instrumento que no fuese su Epiphone o a cualquier grupo que no tuviese su visto bueno. Noel, a gusto en su zona de confort y con poca necesidad de agradar a otro público, se hundió en el conformismo de Oasis durante años y no salió de allí hasta la separación del grupo, que provocó su decisión de labrar una carrera como artista en solitario.

Tampoco es que tomase un gran desvío en Noel Gallagher’s High Flying Birds (2011, Big Brother). De hecho, buena parte de las canciones habían sido grabadas como demos o ensayadas en pruebas de sonido durante los últimos años de Oasis. Atrás quedaba la promesa de esas sesiones de grabación con el reconocido dúo de música electrónica y psicodelia experimental Amorphous Androgynous, de las que apenas se rescataron un par de temas para usar como caras B. Noel tiró el proyecto a la basura en cuanto escuchó las mezclas finales y se centró en promocionar su conservador debut en solitario.

Este es el contexto con el que entramos en Chasing Yesterday, cuyo título ha resultado ser un fino trabajo de ironía. El segundo disco en solitario de Noel Gallagher es lo más ambicioso que ha sacado desde Be Here Now (1997, Creation), si bien hay señas que parecen indicar lo contrario: ‘Lock All The Doors’ es en realidad una canción reciclada de los inicios de Oasis a la que ha añadido estrofas nuevas y ‘The Dying Of The Light’ engorda la lista de baladas de cuatro acordes que se quedan fuera de una primera división ocupada por ‘Cast No Shadow’, ‘Wonderwall’ o ‘If I Had A Gun’.

Por su sentido inherente para la melodía, es prácticamente imposible que Gallagher escriba una canción mala. Y eso que se empeña en hacerlo en ‘The Mexican’, que durante cuatro minutos gira alrededor de un riff de guitarra poco inspirado y tiene una letra que sería penada con 60.000 euros de multa si se enterase Antiviolencia: They say that you need love / Just like a kid on crack. En todos los sentidos, es el tipo de canción que esperaríamos de su hermano.

Por lo demás, Chasing Yesterday resulta ser bastante placentero y encierra un buen número de canciones memorables. La primera es ‘Riverman’, que es muestra de que Gallagher puede salirse de su sonido habitual sin tener que cambiar la estructura habitual de las canciones: sobre la familiar progresión de acordes hay mayor presencia de la sección rítmica, una línea de bajo de verdad y arreglos de viento. Que nadie le quite el solo de guitarra de cuatro notas, eso sí. ‘In The Heat Of The Moment’ tampoco parece su canción arquetipo, ya que tanto la batería como su voz —hay que mencionar también que se desenvuelve mucho mejor como cantante que en su debut— son las que llevan casi todo el peso de un tema en el que la guitarra es prácticamente anecdótica.

Lo que sí comparten los dos primeros discos en solitario de Noel es la sensación de que su carrera podría dar mucho más de sí. Cuando Gallagher sale de su zona de confort en Chasing Yesterday lo resuelve con brillantez, como ocurre en la acertadísima ‘The Right Stuff’, de línea de bajo psicodélica incontestable y voz femenina a juego con la de Noel. Son temas como ‘You Know We Can’t Go Back’  o ‘The Girl With X-Ray Eyes’ los que le acercan a la peligrosa etiqueta de dad rock que cualquier artista cuarentón desearía esquivar. Canciones pop de poco más de tres minutos que siguen la misma estructura estrofa-estribillo-estrofa y simplemente se dejan escuchar en lugar de tomar parte activa en el disco. ‘Lock All The Doors’, hermana gemela de ‘My Big Mouth’, recupera las guitarras distorsionadas y estribillos pegadizos de los Oasis de los noventa. Uno de los grandes aciertos de Gallagher en su carrera en solitario ha sido recuperarla tras veinte años.

Otra de las 5 ó 6 canciones brillantes del disco es ‘While The Song Remains The Same’, que pese al guiño a Led Zeppelin tira más a los Smiths de su amigo Johnny Marr. De nuevo, Gallagher vuelve a acertar cuando se acerca a terrenos antes inhóspitos: esta vez, los treinta primeros segundos del tema crean una especie de introducción atmosférica antes de que entre una guitarra acústica ahora sublevada por el ritmo marcado por la batería y el bajo. ‘The Ballad Of The Mighty I’ cierra Chasing Yesterday con Noel haciéndose los coros a sí mismo en el mejor estribillo del disco y Johnny Marr apareciendo para incrustar un par de arpegios en las estrofas y el final de la canción.

Siendo Chasing Yesterday tan o más sólido que su predecesor, preocupa que la carrera de Noel Gallagher en solitario no se haya separado tanto de Oasis como parecía que iba a hacer en principio. Exceptuando ‘Riverman’ y ‘Lock All The Doors’, la guitarra se convierte en sólo un instrumento más en las mejores canciones del álbum. Igual va siendo hora de volver a llamar a Amorphous Androgynous y ver qué pasa.

Nota Noel

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *