Noticias

Delorean y Muñeco en el 164º cumpleaños de Jack Daniels

Por -

Con motivo de la celebración de su 164º cumpleaños, Jack Daniels celebraba una fiesta-concierto en La Casa Encendida de Madrid. Además de los conciertos de Muñeco y Delorean, el evento nos aguardaba unos pasatiempos bastante curiosos, tales como un barbero o un tatuador; y el tiempo anterior y posterior a las actuaciones fue amenizado por una selección selecta de los DJs. Tampoco faltaron las hamburguesas al estilo americano ni los combinados y cocktails de la marca patrocinadora del evento.

Aunque La Casa Encendida acabó aglutinando a una buena cantidad de gente, no muchos se presentaron al concierto de Muñeco. Grave error por su parte, claro. Fichados recientemente por El Genio Equivocado y con un disco recién salido, los de Barcelona no fueron los típicos teloneros que se dedican a cumplir y acaban siendo pesados. Su propuesta es totalmente instrumental y tira tanto de kraut como de post-rock, lo que les abre varios carriles y les deja espacio e imaginación para jugar e improvisar con las estructuras de sus temas.

De esta forma, Muñeco acabaron venciendo al desconocimiento inicial para terminar el concierto con un número apreciable de asistentes. Estuvieron aupados por su batería, que huye despavorido de cualquier patrón convencional de percusión y se empeña en probar ritmos y sonidos distintos. Tampoco fallaron el bajo y las dos guitarras, siempre bien cargadas de efectos. Sin duda, el descubrimiento de la noche.

Muñeco

Todavía con la hamburguesa en las fauces, bajamos al escenario a ver a Delorean, que eran el plato fuerte de la velada. Expertos ya en este tipo de situaciones, los vascos tienen buen repertorio del que tirar: su carrera comenzó a principios de la década pasada, a pesar de que el éxito internacional –y las alabanzas de Pitchfork- vinieron con el espléndido Ayrton Senna EP, que seguimos rescatando de vez en cuando. Después llegaron Subiza y Apar, manteniendo el nivel que les alzó como uno de los grupos nacionales más reconocidos en el resto del mundo.

Por problemas de sonido con la voz de Ekhi Lopetegi, puede que su concierto no fuese tan satisfactorio como era de esperar. Especialmente en los primeros temas, su micrófono parecía completamente apagado. Había tiempo, eso sí, de disfrutar de las guitarras de Guillermo Astrain y la batería de Igor Escudero, que combinaba sonidos reales con otros electrónicos de manera brillante. Unido a los teclados y bajos del grupo, la mezcla producida no tiene mucho que envidiar a los de otros nombres importantes de indie pop.

Delorean (2)

Ya que se trataba de una fiesta y no de un concierto per se, ambas actuaciones fueron ciertamente escuetas. No faltaron los hits en la de Delorean, que tenían claro cuáles de sus temas iban a ser los más bailados. Sobreponiéndose a las desventuras iniciales, el cuarteto ofreció media hora muy intensa, amparada también por las percusiones de Escudero. Las diversas voces femeninas que acompañan al grupo en Apar tuvieron su protagonismo y mantuvieron a Lopetegi alejado del micrófono durante bastante tiempo. Así, canciones como ‘Keep Up’ o ese trallazo que es ‘Destitute Time’ no perdieron vigor en comparación con el estudio.

En definitiva, la experiencia fue de lo más agradable y los grupos estuvieron al nivel de la misma. Nos quedamos con la sorpresa de Muñeco, que se convirtieron en la revelación de la noche y dieron motivos más que suficientes para indagar en su discografía, pero tampoco nos olvidamos del pop bailable y frenético de Delorean.

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *