Noticias

Los mejores discos del 2013 (parte II)

Por -

Seguimos revisando los mejores discos que este 2013 nos ha brindado. Han sido muchos los trabajos que hemos esperado este año, desde el de Daft Punk, pasando por Arcade Fire e incluso David Bowie. Hacer una lista con los mejores discos de 2013 no ha sido nada fácil; muchos discos nuevos, algunos muy buenos, otros decentes y otros que simplemente nos han decepcionado… Pero aquí estamos para mostraros lo que para nosotros han sido los mejores trabajos. Si ayer os desvelábamos nuestros discos posicionados en la lista entre el 30 y el 21, aquí podréis ver los álbumes que merecen estar entre los números 20 y 11.

20

No nos vamos a engañar, el penúltimo trabajo de M.I.A., Maya,  nos dejó un poco fríos. No era la M.I.A. a la que estábamos acostumbrados, la esencia era la misma pero los temas eran bastante descafeinados. Por el contrario, en Matangi la cosa ha cambiado radicalmente. El suspense generado en los últimos meses acerca de la publicación del disco mereció la pena. M.I.A. volvía por sus fueros de percusiones y combinaciones de instrumentos imposibles, el sonido desenfrenado de siempre. Canciones como ‘Bring me the Noize’ nos vuelven a demostrar todo el carisma de la controvertida cantante.

19

La figura de Nick Cave se sigue agrandando. Seguramente sea uno de los pocos músicos capaces de conservar todos los elementos característicos de su música y seguir manteniendo alto el listón. En este Push The Sky Away nos ha vuelto a demostrar que lo suyo es algo atemporal, melodías que desprenden un halo de serenidad y a la vez de misterio. Oscuridad desde lo más profundo que se disfruta en ambientes relajados. Si a todo ello le unes la perfección de los Bad Seeds, obtienes temas tan brutalmente realistas y penetrantes como ‘Jubilee Street’.

18

Thom Yorke nunca puede estarse quieto. Siempre tiene grandes ideas en su cabeza, la última es la formación de Atoms for Peace, una banda realmente original. Tras observar cuales han sido los últimos pasos de Radiohead, parece obvio pensar que Atoms for Peace es la banda perfecta a estas alturas de la carrera. Adentrándose en terrenos muy variados que van desde la electrónica más cristalina e incluso el dubstep, Atoms for Peace logran un disco que realmente te deja con ganas de más. Giros inesperados en los temas y esa atmósfera marca de la casa sacan a relucir el genio que Thom Yorke lleva dentro.

17

El jovencísimo Trevor Powers nos ha maravillado a todos con su último trabajo. Dream pop profundo, bañado con una fina capa de electrónica, todo ello envuelto en un ambiente místico que invade desde la portada del trabajo hasta cada uno de los temas. Canciones que actúan como un invernadero, atrapando la luz. Su interior parece frío, pero a medida que los teclados y la peculiar voz de Trevor avanzan, consiguen que las canciones se llenen de color. Temas como ‘Mute’ suponen un ejercicio de reconstrucción de melodías imposibles con un toque épico. En cambio, otras como ‘Raspberry Cane’ ahondan en la introspección tan característica de su primer trabajo.

16

Bradford Cox siempre está ahí. Siempre tiene sus delgados dedos para atronar con su guitarra, para sonar clásico o rompedor, para acercarse a ambientes de rock incluso atmosférico o para introducir por primera vez sonidos algo más garageros. Monomania es un trabajo diferente a los cinco anteriores, desde la inicial ‘Neon Junkyard’, un tema que recoge el más primitivo espíritu Lo-Fi, lo podemos intuir. Un trabajo que funciona muy bien en conjunto, que tiene temas con estribillos realmente brillantes como ‘Back to the Middle’. Mención especial al homónimo primer single que nos dejó a todos boquiabiertos. ‘Monomania’ es una canción áspera, con unas guitarras que hieren pero que al final encaja con el incompresible mundo de Bradford Cox.

15

Otros que no pueden sacar un mal disco son The National. En Trouble Will Find Me nos encontramos de nuevo un trabajo cuidado hasta el más mínimo detalle. En cada percusión, cada teclado, cada estrofa que interpreta Matt Berninger tienen una producción espectacular que, sin embargo, no esconde el claro ambiente melancólico de sus temas. Controlando la intensidad como ningún otro grupo y siendo capaces de erizarte el bello con cualquier tema, The National han sabido lograr un sonido 100% reconocible. Cierra los ojos y escucha el disco de principio a fin. Funciona como una película totalmente continúa, una historia que cada vez crece más y más.

14

Los gallegos han logrado el disco nacional del año. Mostrándonos en cada trabajo lo bien que saben exprimir los sonidos de sus guitarras, en Victoria Mística han dado un paso adelante. Melodías brillantes, atmósferas impactantes y absorbentes, letras sangrantes… el disco lo tiene todo. En canciones como ‘Enemigos del Espíritu’ nos encontramos ese afán incansable por cubrir todo el tema de riffs imposibles, distorsiones cambiantes y también mala leche. El trabajo que ha contado con una mayor labor de producción de su carrera ha coincidido también con el mejor momento en cuanto a composición de estrofas se refiere. Seguramente pasarán los años hasta volver a encontrarnos otro puñado de temas tan completos.

13

Comenzaremos dejándolo bien claro desde el principio. Nos gusta mucho Portugal. The Man. Un grupo atípico que tiene un don especial para sacar melodías de la nada, para hacer que un tema de un giro completo y corearlo de principio a fin. Evil Friends quizás no sea el mejor trabajo de su carrera, pero seguramente sea el que mejor les defina. Desde los bandazos punk que da el tema homónimo fundiéndose al final con esas voces en falsete que siempre están presentes, hasta la delicadeza de composiciones como ‘Sea of Air’, nos encontramos con una banda sin ningún patrón definido. Quizás reside en eso la gracia de su música, en el aparente caos del que brotan melodías perfectas. Mientras seguimos disfrutando de sus discos, esperamos sentados a que de una vez vengan a visitarnos. La próxima edición del Primavera Sound sería una buena ocasión.

12

De forma casi automática y sin darnos cuenta, Arctic Monkeys se han convertido en la banda rock de mayor aceptación del mundo independiente capaz de codearse con los clásicos de todos los tiempos. No es que AM sea una obra que se recordará con grandeza a medida que pasen los años, sino que sirve para agrandar su leyenda. A lo largo de su discografía no encontramos ningún resbalón y eso quiere decir mucho. En AM el pulso no les ha vuelto a fallar y han sabido manejar a la perfección sus guitarras en temas de clara aspiración a hit de todos los tiempos como ‘Do I Wanna Know?’.

11
Conor O’Brien siempre nos ha demostrado que pone el máximo sentimiento en cada tema. Solo dos trabajos han servido para demostrarnos eso y muchas más cosas. {Awayland} es un trabajo redondo de principio a fin. Con canciones que realmente penetran en tu subconsciente como ‘Nothing Arrived’, cada escucha del disco se convierte en un momento agradable. No hay lugar para los experimentos artificiosos y teclados extraños. Únicamente tienen cabida las canciones con mensaje y buena voluntad, los temas que realmente van a proporcionar al oyente recuerdos felices. Todo ello unido a unos maravillosos arreglos de cuerda y viento que convierten {Awayland} en la pequeña joya oculta del año.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *