Noticias

Los mejores discos del 2013 (parte I)

Por -

2013 ha sido sin lugar a dudas un año excepcional para la música. Sin lugar a dudas el regreso de David Bowie ha marcado el punto sorpresivo y emocionante. My Bloody Valentine han vuelto a editar un nuevo trabajo, reclamando el trono que les correponde dentro de todos los géneros y subgéneros de la música noise. Los grupos de altos vuelos como los Arctic Monkeys, Sigur Ros o The National, habituales cabezas de cartel de grandes festivales han mantenido el nivel esperado, continuando con su ascenso meteórico. También ha sido un año lleno de grandes descubrimientos. Jóvenes grupos como The Strypes o Haim empiezan a marcar su territorio, haciéndonos ver que estarán presentes en multitud de eventos este año. Por otra parte, también tenemos que destacar el florecimiento de la psicodelia propia de los años sesenta con gente joven y dispuesta a todo como Jacco Gardner o algunos más veteranos como The Black Angels que empiezan a recoger los frutos de su trabajo. En el apartado nacional han surgido grandes bandas que tienen muchas cosas que contarnos como es el caso de León Benavente y se nos han ido otras esenciales como Franc3s. Otros como Wild Honey o Triángulo de Amor Bizarro han facturado discos de un elevado nivel en sus respectivos géneros. Sin más preámbulos, desde Mindies os presentamos los que han sido nuestros discos del año.

 

30

Kanye West ha logrado con Yeezus el álbum que todos le estábamos reclamando. Un trabajo enigmático, repleto de distorsiones y sonidos industriales que demuestran la versatilidad del americano. Kanye se embarcó en un proyecto algo arriesgado para sus tradicionales seguidores, sin embargo sabía que el respaldo de la crítica iba a estar garantizado, más con los colaboradores de lujo que se agenció como Daft Punk, Justin Vernon o Frank Ocean. Después de este trabajo, ver a Kanye en el Primavera ya no parece una utopía.

 

29

Rock apasionado y juvenil con un punto enigmático. Eso es lo que nos ofrece el joven trío londinense que realmente ha centrado todos los focos del panorama independiente. Con este primer trabajo If you Leave han alcanzado altas cotas que ellos mismos nunca se habrían imaginado. La clave seguramente sea aportar por el intimismo en las melodías y un trasfondo algo oscuro que en su día explotaron tan bien The XX. Daughter son una realidad que claramente ha superado cualquier tipo de hype. El descaro juvenil es lo que tiene.

 

28

Ya os lo avisábamos meses atrás, Laura Mvula tiene algo especial, tanto en su voz como en sus composiciones. Capaz de acerar los sonidos del R&B más clásico a terrenos pop, ella misma se sirve de ritmos exuberantes para que sus canciones crezcan y crezcan. En este primer trabajo Sing to the Moon, nos muestra 15 temas sin grandes artficios, tal y como ella pensó las canciones. Las comparaciones son odiosas, pero tras la desaparición de Amy Winehouse, necesitamos voces carismáticas y sin lugar a dudas la de Laura lo es.

 

27

Franz Ferdinand se han repuesto del resbalón que significó Tonight para muchos. Alex Kapranos y los suyos decidieron volver a sus raíces y facturar rock bailable. Buena muestra de ello es la inmediatez de todos sus temas, pudiendo escoger entre una amplia gama de hits. A parte de ello han recuperado esa esencia primigenia de guitarras rockeras desnudas en temas como ‘Fresh Strawberries’. Los sintetizadores nunca les sentaron muy bien a los escoceses y seguramente sean muy conscientes de ello. Ahora solo queda volver a disfrutar de ellos en directo como siempre.

 

26

Fuzz surge como un proyecto más de Ty Segall junto a sus amigos Charles Mootheart y Roland Cosio. Y ya sabéis que todo lo que hace Ty Segall contiene altas dosis de ruido y calidad a partes iguales. Así es el primer trabajo de Fuzz, una obra incesante llenas de distorsiones impensables y algún guiño que otro al rock clásico. Torrentes de guitarras que desembocan en más torrentes de guitarras, todo ello guiado por voces garageras y ritmos rutilantes. Ocho temas impetuosos, que arrasan con todo lo que pillan por delante y te quedan con ganas de mucho más. Por suerte, después de terminar de escuchar el disco puedes ponerte alguno de Ty Segall y seguir disfrutando.

 

25

Pete Doherty siempre ha sido ese genio del rock británico que ha centrado todos los focos por sus controversias y conductas. Sin embargo, si atendemos a sus trabajos con los Babyshambles, siempre nos encontraremos grandes temas. En un muy buen momento de composición, ha facturado este Sequel to the Prequel. Un trabajo que guarda el ímpetu de The Libertines conjugado con la personalidad única del británico. Canciones como ‘Nothing Comes to Nothig’ o ‘Maybeline’, representan ese carácter aguerrido y disfrutable de la banda. Esperemos con este notable trabajo les vayan bien las cosas y tengan la continuidad que todos deseamos.

 

24

No es ninguna novedad decir que cada trabajo que factura Cass McCombs es una obra de arte para el folk contemporáneo. Sin embargo con este Big wheel and others, los adjetivos se nos quedan cortos. Un doble LP fabricado desde el sentimiento, cuidando cada detalle al máximo pero conservando al máximo la naturalidad de los temas. Uno de esos trabajos atemporales que incorporan voces angelicales como la de la difunta Karen Black. Capaz de transmitir emociones y sensaciones como ninguno, Cass McCombs ha facturado el disco culmen de su carrera.

 

23

Nos cogió por sorpresa allá por el mes de enero. My Bloody Valentine volvían a editar un nuevo trabajo más de veinte años después de su inconmensurable Loveless. Esperábamos a un grupo enrabietado y así fue. Las tormentas sonoras de siempre estaban presentes, los momentos de temblor de tímpanos se repetían de nuevo. Los años parecen no haber pasado por ellos, su sonido desgarrador volvía a hacernos vibrar. Sin lugar a dudas, su regreso ha sido el evento musical más destacado del año junto a la vuelta de Bowie. Los pioneros de multitud de géneros que ahora inundan el panorama independiente han regresado.

 

22

Las hermanas californianas Haim han sorprendido a propios y extraños con un disco en el que es cierto que no inventan nada nuevo, pero lo que hacen lo hacen muy bien. Su exultante juventud junto a sus buenas voces consiguen un efecto refrescante. Con canciones muy disfrutables como ‘Fover’ o ‘Falling’, nos demuestran que no solo son tres hermanas que se han buscado un divertimento cualquiera. Alejándose de los tópicos garageros californianos, nos demuestran que por esas costas también se puede hacer rock de otra forma.

 

21

Mikal Cronin ya apuntaba muy alto con su debut homónimo en 2011. Recuerdo perfectamente como llegó junto a sus colegas al Día de la Música pasando como un torbellino. En este segundo LP echa un poco el freno a las melodías garageras y explora en su interior nuevos sonidos quizás más acercados al rock polvoriento de grupos como Woods. Un trabajo que de nuevo impresiona y cautiva con momentos cumbres como ‘Peace in Mind’ o el emocionante final de ‘Piano Mantra’. Un músico irrepetible.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Los Comentarios están cerrados.