Noticias

Optimus Primavera Sound: 30 y 31 de mayo

Por -

Hemos estado en el Optimus Primavera Sound de Oporto, la versión recortada y económica del festival de Barcelona, y os queremos contar nuestra experiencia en él, que ha sido más que positiva. Vale, se cae la mitad del cartel original, pero hace menos frío, no llueve, viajas al extranjero y la cerveza es más barata. Como decimos, todo ventajas.

 

30 de mayo

 

THE BREEDERS

Las hermanas Deal están de gira aprovechando la reedición de su Last Splash, que cumple 20 años. Sinceramente, no me encontraba muy ilusionado ante la perspectiva de ver a las americanas conmemorando un álbum que no merece tanta atención. Al no haber visto el concierto entero, no me encuentro en la postura de poder decir que The Breeders estuvieron mal. ¿Os imagináis a vuestra madre y sus amigas montando un grupo de rock? Pues ya os hacéis a la idea.

NICK CAVE & THE BAD SEEDS

Después de unos Dead Can Dance algo fuera de lugar, Nick Cave apareció en escena para presentar su aclamado Push The Sky Away. Prepotente, chulo y energético, el australiano tiene todo lo que puedes pedir en una estrella de rock. Entre visitas al público, saltos y patadas a Warren Ellis, Cave repasó su último álbum sin olvidarse de clásicos como The Mercy Seat o Tupelo. Acompañado de sus Bad Seeds, este cincuentón demostró tener más actitud que muchas otras figuras de la escena, derrochando carácter en cada momento. Mientras siga así, será un cabeza de cartel perfecto para cualquier festival.

ops13

 

DEERHUNTER

Venían a presentar Monomania, un álbum excelente en el que han coqueteado tanto con el rock y el punk que nuestro Bradford Cox se ha convertido en un frontman con todas las letras. Pese a combinar las canciones de Monomania con Agoraphobia y unas cuantas de Halcyon Digest, Deerhunter vinieron para enseñar las uñas, demostrando que este nuevo disfraz no les sienta nada mal. No soltó la guitarra hasta el final del concierto, pero da la sensación de que Cox ya se encuentra mucho más cómodo sin ella, cigarrillo en mano y mirada al vacío mientras gastaba bromas al resto de su grupo. Tampoco faltó a la cita su inseparable Lockett Pundt, que brilló tanto al micrófono (Desire Lines, The Missing) como a la guitarra. Al igual que en el disco, el mejor momento llegó cuando se sucedieron Sleepwalking, Back To The Middle y Monomania, que despertaron al público de la ciudad portuguesa. El único pero que le ponemos fue su duración, aunque eso tampoco es culpa suya. Con todo, la mejor actuación del festival. ¿Se atreverá alguien a darles por fin el sitio que merecen como cabezas de cartel?

 

31 de mayo

 

LOCAL NATIVES

Tras haberse ganado un sitio en festivales de medio mundo por su notable Hummingbird, Local Natives estuvieron muy por debajo de lo esperado. Con una actuación demasiado similar a sus grabaciones de estudio, estos californianos no consiguieron salvar el sopor de su concierto ni con una versión de Warning Sign de los Talking Heads. Si consideramos a Grizzly Bear el espejo en el que deben mirarse, Local Natives quedaron en ridículo comparados con el grupo de Ed Droste.

SWANS

Los de Michael Gira llegaron a Oporto para presentar The Seer, su último disco. Y no lo hicieron, pero tampoco es algo que vaya a coger por sorpresa a nadie. Swans estuvieron apoteósicos, brutales, con ganas de dejar sordo a todo el que se atreviese a ponerse en las primeras filas. ¡Si hasta tienen un vikingo que va sin camiseta cuando estábamos a menos de diez grados! También he de decir que hay que estar preparado para lo que se va a ver. En otras palabras: están como una puta regadera. Y me gusta. Quizá les sobró un rato de concierto, ya que la última media hora acabó siendo algo aburrida, y no habría pasado nada si tocasen más de una canción de su último disco en lugar de tanto tema nuevo. Aun así, la primera parte de su actuación compensó con creces todo lo demás. Perdóname por haber blasfemado, Michael.

GRIZZLY BEAR

Nunca he sido muy fan de Grizzly Bear. Me parece que Veckatimest fue uno de los discos más inflados de 2009 y tampoco escuchaba con frecuencia Yellow House y Horn Of Plenty, pese a no desagradarme. Sin embargo, Shields fue uno de mis lanzamientos favoritos del año pasado, así que había ganas de ver a unos osos pardos que no defraudaron. Con un setlist centrado en su último álbum pero sin olvidarse de discos anteriores, la interpretación de los neoyorkinos superó con creces sus trabajos de estudio, donde la conexión entre Ed Droste y Daniel Rossen no es tan evidente. Por ponerles una pega, hay que decir que Droste no es el frontman más carismático del mundo. Sobresalientes, de lo mejor del festival.

grizzlybearops13

 

BLUR

El plato fuerte del festival. Los británicos consiguieron que el escenario principal se abarrotase desde una hora y media antes del concierto, mientras veíamos en las pantallas cómo el bueno de Kieran Hebden convertía el Palco Super Bock en un escenario idílico para un especial de Callejeros. Con Theme From Retro de fondo, aparecieron Blur con la intención de destrozarnos a todos, encadenando hits como Girls & Boys y Popscene, que pusieron en peligro la integridad física de un servidor. La hiperactividad de Damon Albarn incrementaba a medida que veía que el público respondía a sus aspavientos, mientras Graham Coxon se dedicaba a recordarnos en temas como Beetlebum o Trimm Trabb por qué es uno de los grandes guitarristas de su generación. También tuvieron cabida los momentos lentos, en los que el dúo Albarn-Coxon se desenvuelve igual de bien, poniendo al Parque do Cidade a sus pies con Tender o The Universal. El sonido fue mejorable, al igual que el setlist, demasiado centrado en sus singles (14 de las 17 canciones lo fueron) y olvidándose de su icónico Modern Life Is Rubbish, que cumple 20 años este 2013. Pero no me hagáis caso, pude ver a mi grupo favorito y de algo me tendría que quejar. Nadie tiene ni idea de qué harán en un futuro, si sacarán otro disco, desaparecerán o seguirán haciendo giras para que Alex James pueda pagarse su granja; lo único que está claro es que el pop inglés de los noventa siempre les pertenecerá.

blurops

Fotos cortesía de Paula Martín.

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

  1. Ale Huelva

    No tienes ni puta idea. Uno de los peros de Deerhunter no fue la duración, sino el actuar después de unos colosos llamados “Nick Cave and the Bad Seeds”. Impresionante Nick Cave, nunca lo había visto en directo, y derrochó carisma y energía. Y la banda, impresionante también. Ya en la segunda canción, el primer single del último disco, “Jubile Street” se había meado al resto de grupos del festival. Y tenía ganas de ver a Deerhunter, pero después de lo de Nick Cave costaba. Me esperaba un sonido más sucio, más noise, y me encontré unos zagalillos con un sonido más próximo al post-punk revival y con escasa contundencia. Hubo pasajes muy buenos, “Desire Lines” sobre todo, pero tuvieron muy poca fuerza (repito q el cuerpo q dejó la contundencia de Nick Cave tuvo mucho que ver). Y no perdono que hayas ignorado a Explosions in the Sky que si bien no empezó del todo bien, fue de menos a más y cerró de manera grandiosa con un “The Only Moment We Were Alone”. y Swans, impresionantes tb…

    • Alberto

      Se agradece la crítica constructiva y la falta de educación. No verás una mala palabra mía sobre el concierto de Nick Cave, lo contrario. Y sobre Explosions in the sky: está crónica es de los dos primeros días del festival, la del siguiente la puedes encontrar siguiendo los tags correspondientes.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *