Noticias

Laetitia Sadier en concierto: cuando te dejas llevar por la música.

Por -

Latetitia Sadier regresaba a Zamora dos años después de su último concierto en la ciudad. En esta ocasión, el entorno había cambiado ya que frente al frío Teatro Principal que acogió su última visita, la Sala Berlín se mostraba como el escenario perfecto para mostrar su música. También merece la pena destacar que en esta nueva gira por la península no estaba sola con su guitarra, sino que Xavi Muñoz (A Veces Ciclón, Conecta4, Litius) y Emmanuel Mario ejercían de perfectos compañeros sobHPIM4820re el escenario.

La velada transcurrió de una forma especial y es que Laetitia tiene muy presente su anterior visita a Zamora. Esta estancia en la ciudad le aportó la inspiración necesaria para componer alguno de sus temas de su último trabajo e incluso titularlo Silencio debido a la sensación que vivió al entrar a la iglesia románica de Santiago del Burgo.

Una vez conocidas las anécdotas, centrémonos en el concierto donde Laetitia y su banda fueron capaces de sumergirnos en una dulce calma con cada una de sus canciones. La voz de la artista afincada en Londres atrapaba a los asistentes a medida que desgranaba canciones como ‘Silent Spot’ o ‘Find me the Pulse of the Universe’, pertenecientes a su último trabajo. La forma de tocar la guitarra de Laetitia también contribuye enormemente a entrar en una especie de hipnotismo en el que los recuerdos más profundos afloran. Laetitia es zurda y sabe sacar un sonido especial a cada acorde y punteo de su guitarra. Los músicos de acompañamiento sabían interpretar perfectamente la música de la francesa aportando en cada momento la dosis de intensidad precisa.

A lo largo de la noche también hubo tiempo para la reflexión, ya que Laetitia nos introducía las canciones de una forma muy personal. Nos formuló una pregunta de enorme relevancia en los tiempos que corren: ¿qué está pasando con la democracia? En su último disco esta faceta está muy presente y no hay mejor manera de analizarla que con temas como ‘There is a Price To Pay For Freedom (and It Isn’t Security)’. También hubo lugar para el bonito recuerdo de Trish Keenan, a parte de hacernos recordar el lugar físico en el que nos encontramos gracias a la canción ‘Between Earth and Heaven’.

Lo que pudimos comprobar anoche en la Sala Berlín es que Laetitia Sadier ha encontrado su lugar perfecto en la música, componiendo canciones que la permiten realizarse y expresar todas sus ideas. Su conexión con el público también es algo especial, induciéndonos a una especie de silencio interior que nos permite apreciar más su música.

HPIM4821

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *