Noticias

Ken Stringfellow en concierto. Uno de los grandes visto desde cerca

Por -

Noche gélida de lunes en Valladolid. Una veintena de afortunados nos acercamos al Café España a ver a uno de los artistas más carismáticos y prolíferos de la música americana. En esta ocasión Ken Stringfellow presentaba su formato más sereno, al piano y guitarra, dejando a un lado su faceta de performer ofrecida el año pasado en el Monkey Week.

Se notaba claramente que Ken se encontraba cómodo. El gran número de conciertos de su gira parecía no importarle ya que nos ofreció lo mejor de sí mismo. Con continuas charlas y anécdotas nos animó la velada. También la intimidad del evento contribuyó a  que Ken nos confesase su punto de vista de la situación laboral o las posibilidades de convertir la sala en un estudio de grabación.

HPIM4738

Introduciéndonos de lleno en el apartado musical, podemos decir que Ken defiende las canciones de su último trabajo Danzing in the Moonlight de una manera formidable. Si escuchamos el disco, nos encontramos con una gran obra plagada de pequeños matices logrados con instrumentos como el saxofón. Sin embargo, eso no es impedimento para que el señor Stringfellow pueda mostrar todas sus canciones sin que pierdan un ápice de su encanto.

El concierto empezó con Superwise de una manera contundente con el piano como protagonista. El paso de los años parece que haya mejorado la calidad vocal del californiano en vez de deteriorarla. A continuación nos emocionó a todos con su lado más íntimo, interpretándonos aún encima del escenario el tema 110 or 220V. A partir de aquí Ken se permitió el lujazo de bajar de la platea y ofrecernos un concierto aún más intimista. Fue desgranando sus canciones de la mejor manera posible: acercándose a cada asistente, mirándole a los ojos y trasmitiéndole la cercanía de su música. De este modo cayeron temas como como Even the Forgers Were Left Fingering the Fake, la preciosa Any Love o You’re the Gold, con la que hizo saltar las lágrimas a alguna que otra asistente.

Hacia la mitad del concierto reclamó la ayuda de una artista local llamada Ana con la que se entendió muy bien interpretando a dúo Doesn’t it Remind You of Something, una de esas canciones que combina a partes iguales sensualidad y ternura. Entre canción y canción también tuvimos tiempo de que Ken nos diese su mejor consejo, que paradójicamente es no seguir ninguno. Interesante postura de un músico que ha colaborado con bandas tan importantes como R.E.M. y liderado The Posies y Big Star.

Tras alcanzar las dos horas de concierto, el californiano se despedía invitándonos a charlar un rato con él y mostrarnos sus merchandisings contenidos en su vieja maleta. Noches de lunes como esta pueden dar mucho de sí y convertirse en la mejor de la semana. Precisamente estas veladas son las que nos pueden salvar de caer en la monotonía, una monotonía que el protagonista de nuestro concierto seguramente nunca experimente.

HPIM4739

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *